dijous, 5 de juliol de 2012

Tan proper i tant llunyà. Escenes romanes.

En efecto, los niños golpean la cara de sus padres, el bebé alborota los cabellos de la madre, la araña y llena de babas, deja al descubierto, delante de todos, lo que se debe tapar, y nada de esto le llamamos ofensa. (Frim. 9.2)

¿No ves cuán diferente es la indulgencia de los padres y la de las madres? Ellos ordenan despertar temprano a los hijos para que se dediquen al estudio; incluso los días de fiesta no toleran que estén sin hacer nada y les arrancan sudores, de vez en cuando lágrimas. En cambio, las madres quieren resguardarlos en su seno, mantenerlos en su sombra, que nunca se entristezcan, que nunca lloren, que nunca hagan esfuerzos. (Prov. 2,9)

Aquests fragments són extretsdels escrits del filósof romà Séneca i ens apropen a la quotidianitat, als gestos i les formes de cura d'época romana. Tan properes i tan llunyanes a l'hora...

5 comentaris:

  1. Molt maco. Al final, l'essència de la vida, les coses bàsiques, jo crec que no canviaran per molta evolució o modernitat que se'ns imposi

    ResponElimina
    Respostes
    1. Un nen que despentina la mare, una mare preocupada pels plors del seu petit...tot de coses que veuriem en a la prehistòria i d'aquí 2000 anys, efectivament!

      Elimina
  2. Hi ha coses que, per sort, no canvien :-)

    ResponElimina